Restauración de arrecifes mediante “Guarderías de Corales”

Bellos y llenos de vida, los arrecifes coralinos constituyen uno de los ecosistemas más importantes y apreciados del mundo. A pesar de ello, están sufriendo una preocupante degradación a nivel mundial debido a múltiples factores tanto antropogénicos como naturales.

Cuando los arrecifes son degradados, pierden sus características biológicas y ecológicas originales, en muchos casos, sin perspectivas de recuperación. Debido a ello se llevan adelante medidas de conservación que incluyen su restauración ecológica, ya que usualmente los ecosistemas no se recuperan del estrés sin ayuda externa. La restauración ecológica es una actividad que pretende iniciar o acelerar la recuperación de un ecosistema.

En el caso de la restauración de los arrecifes, se trata de procesos relativamente nuevos, para los cuales existen diversas metodologías, y en algunos casos, su efectividad no está del todo probada. Requieren de muchos conocimientos sobre estos ecosistemas y otros asociados, lo que implica el trabajo de científicos realizando diversos estudios que van desde la biología de los organismos involucrados, los ecosistemas en cuestión, las variables ambientales, entre otros. Te contaremos cómo trabajan los científicos en este sentido.

Para comprender cómo es el proceso de restauración, primero es importante comprender ¿Qué es eso que se intenta restaurar? La respuesta a este interrogante permite comprender mejor cómo se abordará el problema.

Acerca de los ecosistemas que se intenta restaurar

Los arrecifes coralinos son formaciones rocosas calcáreas que albergan una gran variedad de seres vivos y algunos de ellos depositan el carbonato de calcio que forma el propio arrecife. De todos los organismos que secretan carbonato de calcio y que contribuyen a la formación de los arrecifes, los corales pétreos o duros son los más importantes. Suelen ser confundidos con piedras, sin embargo, estos organismos son animales de gran importancia, debido a su rol destacado en la formación del arrecife. Se trata de animales invertebrados; son cnidarios polipoides mayormente coloniales.

Cuando los corales se reproducen sexualmente, se desarrolla una larva que tiene la capacidad de buscar un sitio en el fondo marino para asentarse y comenzar a crecer. Esto significa que la larva se transforma en un pólipo y comienza a formar un exoesqueleto de carbonato de calcio el cual le da protección y forma. Una vez el pólipo está totalmente desarrollado puede dividirse en dos y estos dos se dividirán a su vez, por lo que unos años después se tendrá una colonia. Las colonias van creciendo mediante la producción de nuevos pólipos, todos genéticamente idénticos (reproducción asexual), y en este proceso se va acumulando carbonato de calcio, el cual es el material que compone los arrecifes coralinos.

¿Qué son las guarderías de corales?

Una de estas técnicas de restauración consiste en el método de “guarderías de coral”, donde se da una menor tasa de mortalidad que para la trasplantación directa de corales. Este método aprovecha la característica de los corales de ser colonias.

Fig.1. Fragmentos de coral cuerno de alce (Acropora palmata) creciendo en una guardería. Créditos de las fotografías: Joaquín Torres, Adriana García y Vanessa Carrillo

Consta de dos grandes fases: en la primera se permite que los corales que crezcan lo suficiente y en un entorno propicio. Luego, en una segunda fase, los corales son trasladados al arrecife degradado. La particularidad de este método es que durante estos procesos los corales están en constante mantenimiento y monitoreo. Ambas fases implican un proceso largo. Por ejemplo, si bien el tiempo de permanencia en la guardería es variable, ya que depende de la especie de coral, las condiciones del clima, etc, en general, permanecen allí entre 2 a 3 años. Debido a esto, los proyectos de restauración son muy largos.

Las estructuras

Los fragmentos vivos de coral desprendidos de arrecifes se instalan sobre estructuras que están suspendidas a diferentes distancias del fondo y también de la costa, lo que dependerá de las características de la especie con la que se está trabajando. Permanecen colgados sobre cuerdas de nailon o se siembran en pequeñas masas de cemento (Figura 1), para que a partir de esas partes crezcan y se desarrollen nuevos individuos. Esto aprovecha la característica de los corales de ser colonias; haciendo de esta forma propagación asexual: formación de un individuo nuevo a partir de un “pedazo” de otro. Es decir, hay dos modalidades, la fija y la colgante. En la primera, los fragmentos de los corales son pegados en unas bases, y en la colgante, los corales están en unas estructuras similares a cuerdas de colgar ropa. En palabras de Valeria Pizarro, experta colombiana en restauración de arrecifes: “Toda la parte de guarderías se basa en el mismo concepto de viveros terrestres. Es como tener muchos pequeñitos en un sitio (…) Es como un sitio para colgar ropa, ahí tú cuelgas los corales. Dependen de la especie, de cómo crezcan, tienes diferentes opciones”.

Estas guarderías flotantes ofrecen menos sedimentación al coral, una ubicación privilegiada (lejos del arrecife y su depredadores), profundidad deseada, mayor ventilación, bajos costos y también bajos impactos sobre el ecosistema natural.

Te dejamos un video eleborado por el Centro de Buceo Calipso de una guardería  situada en el Caribe Colombiano.

Bibliografía consultada:

– Brusca RC, and Brusca GJ. (2003). Invertebrates.
– Elvira Alvarado & Valeria Pizarro –  Animales que parecen piedras. Expeditio 2012.

Si te ha gustado el artículo, te pedimos que nos ayudes a difundirlo. Compartir el conocimiento, hace al cambio. Puedes hacerlo mediante la botonera que está debajo. Gracias!

No hay Comentarios

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR