¿Bacterias en la leche materna?

Utilizado una técnica basada en la secuenciación de ADN a gran escala investigadores españoles han identificado el microbioma de la leche materna, es decir, el conjunto de bacterias que contiene la leche.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Investigadores españoles han determinado que la leche materna está compuesta por una gran variedad de bacterias, algo más de 700 especies diferentes. Sus resultados les permitieron evidenciar que las mismas no son contaminantes y que el tipo de bacteria encontrado en la leche depende de varios factores como pueden ser el modo en que tuvo lugar el parto así como también, el estado nutricional de la madre.

La leche materna es considerada uno de los alimentos naturales primordiales para los recién nacidos. Según la OMS, la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludables. Para el recién nacido, la leche materna es uno de los factores que determina cómo será la flora bacteriana que se desarrolle en sus intestinos.

A pesar del reconocimiento de su importancia para la vida de los seres humanos, existían y existen aún, muchos secretos por develar acerca de la composición y efectos biológicos de la leche materna sobre el lactante. El trabajo, realizado y publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition por un grupo de investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC) y del Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP-GVA), podría aportar luz en este sentido. Han descubierto que la leche materna está compuesta por una gran variedad de especies bacterianas, aunque reconocen que todavía está por determinar el papel biológico que pueden jugar en el lactante.

El estudio en más detalle

Utilizado una técnica basada en la secuenciación de ADN a gran escala (pirosecuenciación), los investigadores españoles han identificado el microbioma de la leche materna, es decir, el conjunto de bacterias que contiene la leche.

Secuenciacion
Segmento de un cromatograma, es decir, el resultado gráfico que se obtiene luego de una secuenciación de tipo SANGER. Pueden observarse los picos de los diferentes colores que corresponden a cada uno de los nucleótidos de la cadena de ADN.

Además de identificar las especies bacterianas presentes, empleando la información de sus genomas, los investigadores realizaron estudios comparativos entre microbiomas de diferentes muestras, utilizando muestras de calostro, el líquido que secretan las mamas los días que suceden al parto y muestras de leche madura, recogida después de uno y seis meses de lactancia.

Determinaron que los géneros bacterianos más presentes en las muestras de calostro se corresponden con Weissella, Leuconostoc, Staphylococcus, Streptococcus y Lactococcus. En una de las muestras de calostro encontraron más de 700 especies de estos microorganismos, muchas más de las que inicialmente esperaban.

Por otra parte, en las muestras correspondientes al fluido que se desarrolla entre el primer y el sexto mes de lactancia, se observó la aparición de bacterias típicas de la cavidad bucal como las de los géneros Veillonella, Leptotrichia y Prevotella. Todavía no se ha podido determinar si estas bacterias colonizan la boca del bebé o si las bacterias de la boca del lactante entran en la leche materna cambiando su composición.

Factores que influencian el microbioma de la leche

El estudio reveló, además, que la leche de las mujeres con sobrepeso y de las que ganan más kilos de los recomendados durante el embarazo contiene menor diversidad de especies.

El tipo de parto también afecta al microbioma de la leche materna: la producida por las madres sometidas a cesáreas programadas es diferente y más pobre en microorganismos que la de las mujeres con parto vaginal. Sin embargo, cuando la cesárea es no programada (intraparto), la composición de la leche resulta ser muy similar a la de las madres con partos vaginales. Estos resultados sugieren que el estado hormonal de la madre ante el parto también desempeña un papel.

Nuevos interrogantes

Dado que las bacterias presentes en la leche materna representan una de los primeros contactos con los microorganismos que colonizan el sistema digestivo del bebé, los investigadores están trabajando ahora en determinar si su papel es metabólico –ayuda al lactante a digerir la leche– o inmunitario –ayuda a distinguir los organismos beneficiosos de los extraños–.

Para los autores, los resultados abrirán nuevas vías para diseñar estrategias de alimentación infantil que mejoren la salud del bebé. Si las bacterias de la leche materna descubiertas en este trabajo fueran importantes para el desarrollo del sistema inmune, su adición a la leche de fórmula podría disminuir el riesgo de alergias, asma o enfermedades autoinmunes.

Fuente: SINC

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies