Atractivas trampas botánicas

Cautivados por aromas y apariencias inofensivas, los insectos e incluso otros animales pueden caer en sus trampas. Bellos y coloridos monstruos: las majestuosas plantas carnívoras.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando vemos una planta como la de la foto de portada (Dionaea sp), la identificamos rápidamente como una planta carnívora pero… ¿Cómo se interpretó la biología de estos organismos en la antigüedad? Teóricamente, las plantas obtienen sus nutrientes y energía a partir del Sol, el suelo, el aire y el agua. Sería muy contradictorio pensarlas como “carnívoras”…

Fue Charles Darwin uno de los investigadores que dedicó mucho tiempo a la observación de estas plantas, particularmente a las especies del género Drosera. Luego de horas y horas de observación del comportamiento de Drosera sp, la cual adhería y luego encerraba a los insectos, Darwin pensaba que sus hojas debían estar adaptadas a suplir de materia nitrogenada a la planta. Para demostrar esto, comenzó a realizar experimentos.

Darwin llegó a comentar: “a veces pienso que Drosera es un animal disfrazado”.

En la década de los años 1870, los botánicos pudieron demostrar la existencia de este tipo de plantas que, además de realizar la fotosíntesis, obtienen sus nutrientes a partir de presas que son, generalmente, insectos.

En el año 1875, Darwin publicó su libro llamado “Plantas insectívoras”; una ardua investigación de varios años observando grupos de hormigas atrapadas por las hojas de una planta. Esta publicación revelaba, por primera vez, los mecanismos por los que una serie de plantas actuaban secretando líquidos parecidos a los del sistema digestivo animal. Según la bibliografía, Darwin llegó a comentar “a veces pienso que Drosera es un animal disfrazado”.

¿Hay muchas de estas plantas?

Se conocen alrededor de 650 especies y subespecies que “capturan y digieren“ insectos o protozoos utilizando algún tipo de trampa o técnica.

Créditos Felix-Flickr
Créditos de la foto: Felix-Flickr.

Estas plantas no son de fantasía. Cuentan con adaptaciones de captura de presas que pueden incluir estructuras especializadas, como las hojas de captura y / o mejoras para atraer presas, nectarios extra-florales, patrones de pigmentación atractivos, olores, pelos que guían a las presas, métodos de succión, entre otros.

La más conocida, la “venus atrapamoscas” o Dionaea muscipula, atrae a su presa por un néctar dulce. Hace que su víctima se pose sobre la hoja y, al rozar los cilios detectores, se cierra automáticamente. Estas hojas presentan espinas de los bordes que impiden el escape de la presa.

Drosera sp (créditos Poppinga et al. 2012)
Drosera glanduligera (créditos Poppinga et al. 2012).

Hace aproximadamente un año, un grupo de investigadores de la Universidad de Freiburg, Alemania, publicaron un trabajo revelador sobre una asombrosa estrategia de captura de estas plantas. Se trata de Drosera glanduligera que presenta un sofisticado mecanismo de captura.

Las presas son atraídas hacia la planta y, al posarse sobre ésta, se activan sus apéndices tipo tentáculos que, consecuentemente, los catapulta hasta el colector pegajoso central de la planta que los digiere y asimila.

¿En serio se “alimentan” de sus presas?

Lo increíble de estas plantas es su capacidad de obtener los nutrientes necesarios a partir de los animales que capturan. Esta característica les da varias ventajas adaptativas frente a las otras plantas que dependen exclusivamente de los suelos para obtener sus nutrientes. Por ejemplo, algunas de estas plantas viven sobre suelos muy ácidos (pantanos), donde la descomposición de la materia orgánica es muy lenta y la disponibilidad de nutrientes es escasa.

Pero… ¿qué tipo de nutrientes buscan? Se supone que “buscan” nitrógeno, ya que su deficiencia produce una disminución en el crecimiento de la planta. Sin embargo, al existir tantas tipos diferentes de estas plantas, es posible que cada una necesite nutrientes específicos, dependiendo de las deficiencias de los ambientes que ocupan.

Algunas de estas plantas producen enzimas digestivas y otras pueden depender de la actividad bacteriana o de otros organismos para llevar a cabo la “digestión” de sus presas. Se han detectado distintos tipos de enzimas del tipo amilasa (cataliza la “ruptura” de los hidratos de carbono mediada por moléculas de agua – hidrólisis -), lipasa (cataliza la hidrólisis de lípidos) y proteasa (cataliza la hidrólisis de proteínas), así como también quitinasas; enzimas que catalizan la hidrólisis de quitina, el componente principal del exosqueleto de artrópodos, y varias otras.

Créditos trebol_a Flikr
Créditos trebol_a Flikr.

Es necesario aclarar que estas plantas, pese a su fama de “carnívoras” y sus bromas populares asociadas, pertenecen al reino vegetal, es decir, realizan fotosíntesis transformando materia inorgánica en materia orgánica como forma de subsistencia. Además, obtienen nutrientes nitrogenados a partir de los insectos que capturan.

Mientras que las plantas carnívoras son sumamente peligrosas para algunos animales, son completamente inofensivas para los humanos, es más, podríamos decir que es todo lo contrario. Los hábitats de las plantas carnívoras están siendo destruidos por los seres humanos, están siendo exterminadas por la contaminación de los ambientes e incluso están siendo “cazadas” por coleccionistas.

Fuentes y Bibliografía consultadas:

-Growing Carnivorous Plants. Barry A. Rice. 2006.
-Poppinga S, Hartmeyer SRH, Seidel R, Masselter T, Hartmeyer I, et al. (2012) Catapulting Tentacles in a Sticky Carnivorous. Plant. PLoS ONE 7(9): e45735.
-The International Carnivorous Plant Society (website).
-Plantas insectívoras. Charles Darwin.

Créditos foto portada: Dionaea sp (créditos Zé Carlos Barretta Flickr).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies