Las cabras que comen pan

De paso por el monte en Ávila me encontré con algo que nunca pensé que iba a ver: cabras comiendo los restos del almuerzo a los montañeros…

Tiempo de lectura: 4 minutos

A finales de junio estuvimos por las Sierras de Gredos (Ávila, España), específicamente en el Circo de Gredos. La ruta comienza en una plataforma, asciendes por una senda empedrada, y te vas topando con puentes, fuentes y más piedras, siempre en desnivel.

Te cansas que te mueres, pero el paseo es increíble. La altitud (máxima de 2000 m) y el tipo de suelo rocoso hacen que la vegetación no sea muy abundante y que se quede solo en arbustos achaparrados como el piorno, erizón y el enebro común.

Por el camino nos cruzamos con varias cabras, quienes tímidamente te siguen con la mirada e incluso algunas se acercan de forma prudente.

Durante el descanso-almuerzo

Al llegar a la Laguna Grande estás prácticamente hecho polvo. Debes descansar obligatoriamente y, más aún, si piensas bajar a la plataforma en un par de horas, como fue nuestro caso.

Nos instalamos en la pradera que está en los alrededores del Refugio de la Laguna de Gredos para reponer fuerzas y almorzar. Cómodamente, nos echamos sobre el pasto y cerca de otros montañeros. Sacamos el almuerzo (bocadillos, fruta y galletitas) de nuestras mochilas y ¡sorpresa! comenzaron a rodearnos cabras. Sí,  cabras y con hambre.

Al principio se acercaban timidamente. Algunos montañeros, asombrados por la cercanía, comenzaron a tirarles trozos de galletas o pan. Miren lo que pasó cuando una de las cabras, a metros nada más de nosotros, intentó comer un trozo de pan.

.

Desde mi punto de vista, no es recomendable alimentar a las especies silvestres para no alterar su conducta natural. Fue muy raro ver a una cabra comiendo pan. Es más, encontré este otro video donde le dan pienso de la mano a una cabra.

La teoría y las cabras

Se trata de Capra pyrenaica, la especie de cabra montés que anda triscando por el macizo de la Sierra de Gredos.

Clasificación taxonómica de cabra montés, según Granados y cols (2001)
Clasificación taxonómica de cabra montés, según Granados y cols (2001)

La clasificación taxonómica de la cabra montés ha sufrido varios cambios desde que fue descrita por Schinz en 1838. Según Granados y colaboradores (2001) incluye cuatro subespecies, sin embargo, esta clasificación, sustentada en criterios morfológicos y geográficos, sigue siendo controvertida ya que el tipo de caracteres en que se basa, como el tamaño corporal y características del cuerno están directamente influenciados por la disponibilidad de alimento y las condiciones ambientales.

La cabra montés es una especie silvestre de importancia cinegética en España, es un bóvido adaptado a hábitats de montaña, es gregario (anda en grupos) y presenta dimorfismo sexual (la hembra y el macho tienen características que los hace distinguibles). Son polígamos y, en época reproductiva (finales del otoño europeo), los machos son muy agresivos. La biología de estos animales es muy interesante, pero quiero detenerme en su alimentación.

Son rumiantes salvajes que se alimentan fundamentalmente de plantas herbáceas (gramíneas en su mayoría) y leñosas (arbustos).

Los rumiantes son mamíferos que se han especializado en consumir material vegetal fibroso. Su estómago está formado por cuatro compartimientos: rumen, retículo, omasum y abomasum. Sólo el último produce enzimas digestivas capaces de degradar alimentos.

Las cabras consumen forraje, compuesto por materia vegetal cuya pared celular está formada por celulosa, hemicelulosa, pectinas (hidratos de carbono o derivados de los mismos) y lignina. Mediante la fermentación que realizan los microorganismos (bacterias, protistas y hongos) que viven en simbiosis en el rumen, este material vegetal sí puede ser aprovechado.

La celulosa, la hemicelulosa y las pectinas son degradadas mediante enzimas celulasas, hemicelulasas y pectinasas aportadas por las bacterias que rompen los enlaces químicos de los polisacáridos, mientras que las ligninas no son digeridas por las enzimas bacterianas ni las del rumiante, por lo que son eliminadas sin ser digeridas en las heces. El producto final del proceso de fermentación son ácidos grasos volátiles, que son absorbidos a través de la pared del rumen.

Ahora bien, ¿cuál es su estrategia alimentaria?

Los hábitos alimentarios han sido estudiados en distintas poblaciones de cabras y por varios autores.

En un estudio realizado sobre tres clases de cabra montés del sureste de España; machos, hembras y jóvenes manifestaron diferencias a la hora de configurar sus dietas. Se observó que los machos y las hembras seleccionaron su dieta en función de la disponibilidad de recursos, teniendo también importancia el contenido en lignina (compuesto totalmente indigerible por los rumiantes) y la digestibilidad de la fibra. En cambio, los jóvenes, no seleccionaron su dieta en función de la disponibilidad sino que consumieron alimentos de mayor calidad nutritiva.

Cabra montés

Este trabajo indica que “la confección de la dieta de un rumiante silvestre en un espacio natural se ve afectada e influenciada por distintos factores como disponibilidad y calidad de alimento, necesidades y condicionamientos fisiológicos del animal, tamaño del cuerpo y del tubo digestivo, competición inter e intraespecífica, etc.”

Sin dudas esos factores influyen en la selección de dieta pero, evidentemente, la presencia del ser humano puede modificarla. ¿Qué es lo que las hace ´sociabilizar’ con los montañeros? ¿Buscan obtener otras fuentes de hidratos de carbono?

Bibliografía consultada

  • Ungulados silvestres de España: biología y tecnologías reproductivas para su conservación y aprovechamiento cinegético. COORDINADORES: J Santiago Moreno & A López Sebastián. REF./EDITORIAL: Monografías INIA: Serie Medioambiental nº 2, Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria, Ministerio de Ciencia e Innovación, Madrid (2010)
  • Omar Araujo Febres y Juan Vergara-López. 2007. Propiedades físicas y químicas del rumen. Arch. Latinoam. Prod. Anim. Vol. 15 (Supl. 1) 133-140.
  • Martinez T. 2010. Selección y estrategia alimentaria de los machos, hembras y jóvenes de cabra montés (Capra pyrenaica Schinz, 1838) en el Sureste de España. Galemys 22: 483-515.
  • Granados y colaboradores. 2001. LA CABRA MONTÉS (Capra pyrenaica, SCHINZ 1838). Galemys 13(1): 3-37.

Cita este artículo de la siguiente forma:

Acerca Ciencia (17 julio, 2024) Las cabras que comen pan. Retrieved from https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/.
"Las cabras que comen pan." Acerca Ciencia - 17 julio, 2024, https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/
Acerca Ciencia 12 septiembre, 2014 Las cabras que comen pan., viewed 17 julio, 2024,<https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/>
Acerca Ciencia - Las cabras que comen pan. [Internet]. [Accessed 17 julio, 2024]. Available from: https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/
"Las cabras que comen pan." Acerca Ciencia - Accessed 17 julio, 2024. https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/
"Las cabras que comen pan." Acerca Ciencia [Online]. Available: https://www.acercaciencia.com/2014/09/12/las-cabras-que-comen-pan/. [Accessed: 17 julio, 2024]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies