Bostezos

Bostezar parece ser un acto universal que ocurre durante toda la vida. Se da en muchas especies de vertebrados, desde el feto hasta la edad adulta.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El fenómeno del bostezo es tan intrigante y fascinante como el sueño. La comprensión de sus causas y consecuencias ha desafiado a la mente humana durante siglos y ha sido objeto de especulación desde la antigüedad.

Satanás, espíritus, histeria y comportamiento social

Se ha relacionado al bostezo con ‘Satanás’ y con los ‘espíritus’. Incluso Hipócrates (461 – 371 – a. C.) lo relacionó con la apoplejía, un síndrome neurológico que implica la suspensión brusca de la actividad cerebral y un cierto grado de parálisis muscular.

Herman Boerhaave (1668-1738), el ‘fundador’ de la medicina clínica, declaró, en 1680, que los bostezos promueven “la distribución equitativa del espíritu en todos los músculos y desbloquean los vasos“. Luego, en el siglo XVIII, se creía que el bostezo estaba asociado con la “mejora de la oxigenación del cerebro“. Y, en el siglo XIX, se asociaba con la histeria y se lo consideraba como un reflejo (respuesta motriz o secretora involuntaria que se desencadenada por la aplicación de un estímulo).

Durante el siglo XX, se lograron avances importantes en la comprensión del bostezo y se llevaron a cabo varios estudios sobre este comportamiento relacionándolo con la neurofisiología, los niveles hormonales, receptores de dopamina y comportamiento social.

El bostezo en vertebrados

El bostezo se da en muchas especies de vertebrados, desde el feto hasta la edad adulta. En mamíferos, consiste en una secuencia involuntaria de apertura de la boca, una inhalación profunda, una leve apnea (suspensión transitoria de la respiración) y una espiración lenta final. Esto puede ir acompañado de algún tipo de estiramiento del cuerpo (brazos) y musculatura de la cara, cierre de ojos, lagrimeo, etc.

Gato bostezando
Gato bostezando / Pixabay.

En aves y peces, se puede observar un comportamiento similar al bostezo; apertura lenta de la boca, dejándola abierta por unos segundos, para luego cerrarla rápidamente.

En humanos, el bostezo promedio puede durar 6 segundos. Las personas bostezan entre 6 y 23 veces por día, lo que depende del ritmo circadiano o cronotipo (variaciones de los ritmos circadianos endógenos) del individuo. Supuestamente la frecuencia de bostezo es mayor al despertarnos o acostarnos.

Puede ocurrir durante la transición entre la vigilia y el sueño o viceversa, o en respuesta a la fatiga, el cansancio, el estrés, el exceso de trabajo, la falta de estimulación, el hambre o la saciedad. En general, se asocia también con la falta de sueño durante la noche y la somnolencia durante el día y, con frecuencia, ocurre cuando las personas están aburridas. Espero que no estés bostezando justo ahora 😀

Existen varias hipótesis que intentan explicar la función del bostezo desde un punto de vista fisiológico. Una de ellas es que ayudaría a aumentar el suministro de oxígeno al cerebro y que bostezamos cuando existe un exceso de dióxido de carbono en el ambiente. Sin embargo, estudios posteriores no concuerdan con esto. Señalan que el bostezo tendría una función termorreguladora. Al bostezar, durante la espiración, se enfriarían los vasos sanguíneos de la cabeza. Sería como un mecanismo de ‘enfriamiento del cerebro’.
Otros estudios asocian el bostezo con el hipotálamo, el encargado de regular funciones básicas como el hambre, el sueño o la temperatura, y guarda cierta relación con la dopamina, un neurotransmisor.

¿Bostezo contagioso?

Ver a otra persona bostezar puede inducirnos el bostezo. Incluso, este contagio se puede dar en especies no humanas, como chimpancés y orangutanes. Se piensa que este fenómeno estaría asociando a la activación de una compleja red de áreas cerebrales asociadas con la imitación y el comportamiento social. Se ha relacionado al contagio del bostezo con las neuronas espejo, que se activan cuando un animal o persona desarrolla la misma actividad que observa que ejecuta otro individuo.

niña bostezando
Niña bostezando / truthseeker08 from Pixabay.

Se ha propuesto un vínculo entre el contagio del bostezo y la empatía. Sin embargo, la evidencia de estos trabajos ha sido escasa y contradictoria. Los estudios realizados son controversiales y merecen una evaluación crítica. Se requieren más estudios y experimentos rigurosos que prueben esta conexión.

En una revisión de la revista Nature, se explica que el contagio de los bostezos es un típico ejemplo de ‘mimetismo motor’; una consecuencia natural de un sistema neural que mapea las expresiones corporales y faciales del otro individuo en las propias representaciones del observador.

Apoyando un posible vínculo causal con la empatía*, las personas más empáticas serían las imitadoras más precisas de las expresiones faciales de los demás. En este caso, el contagio del bostezo estaría incluido y, por ende, sería más marcado en las persona empáticas.

*Empatía es cualquier proceso que surge del hecho de que los observadores entienden los estados de los demás mediante la activación de representaciones personales, neuronales y mentales de ese estado, incluida la capacidad de ser afectados y compartir el estado emocional de otro; evaluar las razones del estado del otro; e identificarse con el otro (según Waal y Preston, 2017).

El bostezo es un fenómeno misterioso y fascinante y, evidentemente, queda mucho por indagar. Sabemos llegar a la Luna pero no sabemos exactamente por qué y para qué bostezamos.

Bibliografía consultada

-Yawning in neurology: a review
-Mammalian empathy: behavioural manifestations and neural basis
-Why contagious yawning does not (yet) equate to empathy
-Why do we yawn?
-The Mystery of Yawning in Physiology and Disease

Cita este artículo de la siguiente forma:

Acerca Ciencia (21 julio, 2021) Bostezos. Retrieved from https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/.
"Bostezos." Acerca Ciencia - 21 julio, 2021, https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/
Acerca Ciencia 10 junio, 2019 Bostezos., viewed 21 julio, 2021,<https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/>
Acerca Ciencia - Bostezos. [Internet]. [Accessed 21 julio, 2021]. Available from: https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/
"Bostezos." Acerca Ciencia - Accessed 21 julio, 2021. https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/
"Bostezos." Acerca Ciencia [Online]. Available: https://www.acercaciencia.com/2019/06/10/bostezos/. [Accessed: 21 julio, 2021]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies