¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!

El consumo de frutas y hortalizas, y las vitaminas que ellas contienen, es imprescindible para mantener un correcto estado de salud. En este post analizamos el caso de la vitamina C.

Tiempo de lectura:5minutos

Uno de los mitos más extendidos sobre los alimentos es que los zumos de naranja deben beberse justo al ser exprimidos, pues “se les van las vitaminas”. Pero, ¿tiene algo de cierta esa afirmación? ¿qué son realmente las vitaminas? ¿son tan importantes?

Las vitaminas son componentes nutricionales imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Son totalmente necesarias para la vida y, en el caso de los seres humanos y otros animales, la mayoría de ellas no pueden ser fabricadas por nuestro cuerpo, por eso debemos ingerirlas en nuestra dieta de una forma variada y equilibrada.

La vitamina A, por ejemplo, es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario y de la vista. Las vitaminas del grupo B son indispensables para el metabolismo de los nutrientes y el correcto crecimiento y desarrollo del organismo. La vitamina D es totalmente necesaria para el metabolismo del calcio y, por lo tanto, para la salud de los huesos, además, no basta con que sea ingerida, sino que requiere de la exposición a la luz solar de la piel para que pueda “activarse”. Por último, la vitamina E colabora en el buen funcionamiento del sistema inmune y aumenta la vida de las células, al actuar como molécula antioxidante.

La vitamina C es para el ser humano un nutriente esencial para la vida, pues no somos capaces de sintetizarla por nosotros mismos, algo que sí que son capaces de hacer otros mamíferos, en el hígado, o las plantas, en general. Este componente actúa como antioxidante en nuestro cuerpo y está implicado en reacciones metabólicas de mantenimiento de los tejidos (piel, tendones, vasos sanguíneos, etc.). Las principales fuentes de vitamina C de una dieta variada son los cítricos (naranja, limón, etc.), las fresas, el kiwi, las uvas, la piña, algunas crucíferas (brócoli, coles de Bruselas, etc.), el melón o las espinacas, entre otros muchos alimentos.

La enfermedad de los marineros

La ausencia de suficiente vitamina C en la dieta (menos de 10 mg al día) produce la enfermedad denominada escorbuto. Esta enfermedad se incluye dentro del grupo de las avitaminosis o hipovitaminosis, ya que se está produciendo un déficit en el consumo de una determinada vitamina en la dieta. El escorbuto ha sido conocido desde la antigüedad como la enfermedad de los marineros. Debido a que su alimentación se basaba únicamente en carne seca y granos de cereales (sin frutas ni hortalizas frescas), alcanzaban pronto un déficit de la vitamina C.

Nuestro cuerpo, al no disponer de vitamina C, no puede sintetizar correctamente las fibras de colágeno que reparan, mantienen y hacen crecer nuestros epitelios, por lo que se produce la ruptura, sin remedio, de éstos últimos. Los síntomas de la enfermedad comienzan con la formación de heridas en los folículos de los pelos que continúan con pequeñas hemorragias, la piel de las extremidades comienza a volverse de color púrpura hasta formar las denominadas como equimosis (acumulaciones de sangre por debajo de la piel) debido a la ruptura de los vasos sanguíneos. Las hemorragias continúan en los músculos y en las articulaciones, prosiguiendo con el hinchazón y ruptura de los tejidos de las encías (lo que conlleva a hemorragias y caída de los dientes){“type”:”block”,”srcClientIds”:[“a6efadf2-a926-4bf1-84ba-6151999f4788″],”srcRootClientId”:””}. En casos más avanzados, las hemorragias se desarrollan en las vísceras y el paciente termina muriendo por shock completo del cuerpo. La manera de curar la enfermedad es, simplemente, consumir frutas frescas.

Entonces, queda claro que el consumo de vitaminas es importantísimo para nuestro cuerpo, pudiendo provocar graves enfermedades la ausencia de las mismas en la dieta.

¿Es verdad que estas vitaminas van desapareciendo de los zumos?

En el caso de un zumo de naranja, la degradación de la vitamina C puede darse por oxidación, exposición a la luz o por cambios en el pH del zumo. En el caso de la exposición a la luz, aún no está muy claro cómo sucede, aunque se ha demostrado en varios estudios que en el caso del zumo de naranja no existe esa degradación mediada por luz, al menos en un periodo de 12 horas.

Por lo que se refiere al pH, la vitamina se degrada en soluciones básicas, por lo que la solución ácida de un zumo (pH = 3) impide esa degradación. Además, por lo que se refiere a la oxidación debida al contacto de la vitamina con el oxígeno del aire, precisamente el bajo pH del zumo, es decir, su elevada acidez, evita por completo esa oxidación, pues para que se dé esta oxidación se requiere menor acidez.

Es de destacar que, aunque no ocurra la degradación de la vitamina C en el caso del zumo de naranja, sí que ocurre con el simple corte de las frutas y hortalizas frescas.

El consumo de cítricos no solo presenta beneficios por la presencia en ellos de vitaminas esenciales para nuestro cuerpo, sino que también incluyen en su composición importantes nutrientes implicados en la absorción de hierro, reducción de los niveles de colesterol y/o actúan como moléculas antioxidantes. Por lo tanto, el consumo de frutas y hortalizas, y las vitaminas que ellas presentan, es imprescindible para mantener un correcto estado de salud.

La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como si no existiera

Fuentes bibliográficas:

-Chisnall, M., & Macknight, R. (2017). Importance of Vitamin C in Human Health and Disease. In Ascorbic Acid in Plant Growth, Development and Stress Tolerance (pp. 491-501). Springer, Cham.
-Combs Jr, G. F., & McClung, J. P. (2016). The vitamins: fundamental aspects in nutrition and health. Academic press.
-Jiang, A. W., Vijayaraghavan, M., Mills, E. G., Prisco, A. R., & Thurn, J. R. (2018). Scurvy, a not-so-ancient disease. The American journal of medicine, 131(5), e185-e186.
-Kaleem, A., Nazir, H., & Pervaiz, S. (2016). Investigation of the effect of temperatute on vitamin C in fresh and packed fruit juices. FUUAST Journal of Biology, 6(1), 117-120.
-Lamb, J. (2018). Scurvy: The disease of discovery. Princeton University Press.
-Magwaza, L. S., Mditshwa, A., Tesfay, S. Z., & Opara, U. L. (2017). An overview of preharvest factors affecting vitamin C content of citrus fruit. Scientia Horticulturae, 216, 12-21.
-Padayatty, S. J., & Levine, M. (2016). Vitamin C: the known and the unknown and Goldilocks. Oral diseases, 22(6), 463-493.
-Rampersaud, G. C., & Valim, M. F. (2017). 100% citrus juice: Nutritional contribution, dietary benefits, and association with anthropometric measures. Critical reviews in food science and nutrition, 57(1), 129-140.

Créditos foto de portada: rawpixel /pixabay.

Cita este artículo de la siguiente forma:

Acerca Ciencia (23 enero, 2021) ¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!. Retrieved from https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/.
"¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!." Acerca Ciencia - 23 enero, 2021, https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/
Acerca Ciencia 8 septiembre, 2019 ¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!., viewed 23 enero, 2021,<https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/>
Acerca Ciencia - ¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!. [Internet]. [Accessed 23 enero, 2021]. Available from: https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/
"¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!." Acerca Ciencia - Accessed 23 enero, 2021. https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/
"¡Bébetelo rápido, que se le van las vitaminas!." Acerca Ciencia [Online]. Available: https://www.acercaciencia.com/2019/09/08/bebetelo-rapido-que-se-le-van-las-vitaminas/. [Accessed: 23 enero, 2021]
1 comentario
  1. María Beatriz Espinosa dice

    Me voy a quedar más tranquila con lo de la Vitamina C. Ocurre que como bióloga he tenido que “soportar” a los de química Biológica y uno de esos “docentes” en un trabajo práctico que no olvidaré dijo que la vitamina C se oxida en el jugo de naranja y es recomendable tomarlo antes que pase más de 1/2 hora de exprimido. Qué bueno que casi 40 años después finalmente puedo decir que esa materia tenía malos docentes.
    GRACIAS!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies