El viento que agita la arena: un cómic, dispersión y venenos

Arañas que se transladan con sus redes, otras que se esconden para acechar a sus presas, y algunas otras que producen venenos muy peligrosos...

Lo que el viento se lleva

El viento a su paso, entre otras cosas, puede arrastrar arañas, logrando con esto la dispersión de algunas especies. De esta manera, las arañas pueden viajar hasta otros sitios luego de haber recorrido grandes distancias.

Utilizan dos mecanismos empleando su seda; uno para largas distancias y otro para las cortas. En el de largas distancias o “ballooning” (como vuelo en globo) las arañas inclinan el abdomen hacia arriba y producen una o varias hebras de seda; luego, despegan desde la superficie para ser arrastradas por el viento. En el mecanismo conocido como “puenteo”, que utilizan para el desplazamiento de distancias cortas, la araña produce una hebra de seda que el viento dirige hasta que se engancha en otra rama cercana. De esta manera, la araña cruza desplazándose por el hilo de seda tensado en posición “boca-arriba”.

Antes de volar en globo, las arañas muestran un comportamiento de puntillas que consiste en pararse en los extremos del tarso, inclinar el abdomen hacia arriba y liberar una o más líneas de seda. Fotografía por Sarah Rose (Tomada de Sheldon et al., 2017).

Bajo la arena

No todas las arañas tejen tela para dispersarse, para envolver sus huevos o para cazar. Algunas acechan a sus presas mientras están enterradas en la arena y, con la tela, construyen sus nidos debajo de la tierra. Este es el caso de las arañas del género Sicarius que se distribuyen en las zonas desérticas y bosques áridos de América Central, Sudamérica y Sudáfrica. Al igual que las arañas del género Loxosceles, su veneno contiene la enzima esfingomielinasa D que es la responsable de producir necrosis en las presas. Sin embargo, en las arañas del género Sicarius, esta enzima se encuentra de forma inactiva por eso son incapaces de causar síntomas fuertes en vertebrados. De todas formas, el conocimiento actual de envenenamiento por sicáridos está incompleto..

No te pierdas este video del Grupo Arácnidos Peligrosos (GAP) sobre la araña Sicarius alimentándose…

Cuando cambia el veneno

Como comentaba más arriba, en las especies del género Loxosceles, la enzima esfingomielinasa D se encuentra de forma activa produciendo loxoscelismo. Así se denomina al cuadro clínico que produce el veneno en las personas. Consta de dos tipos de necrosis: cutánea o cutánea-sistémica (cuando afecta las vísceras).

Las especies de arañas Loxosceles presentan un comportamiento huidizo y también son llamadas arañas marrones reclusas, de los cuadros o arañas violinistas (por la forma de parte del cefalotórax). Se distribuyen ampliamente por todo el mundo. Sin embargo, tienen mayor importancia en aquellos países en dónde se distribuyen las cinco especies capaces de producir loxoscelismo (L. laeta, L. intermedia, L. gaucho, L. reclusa, y L. deserta), ocurriendo principalmente en el continente americano y siendo más frecuente en Sudamérica.

Arañas hembra (izquierda) y macho (derecha) de la especie ‘Loxosceles laeta’. En el detalle se muestra la forma del violín sobre cefalotórax. Fuente GAP.

Los envenenamientos necróticos son raros y son producidos solamente por especies del género Loxosceles, a diferencia de los envenenamientos neurotóxicos, provocados por las arañas de los géneros Latrodectus, Atrax y Phoneutria. De momento, estos cuatro grupos de arañas son reconocidas como las de mayor importancia sanitaria en todo el mundo.

Bibliografía consultada

-Bonte, D., De Clercq, N., Zwertvaegher, I. & Lens, L. 2009. Repeatability of dispersal behaviour in a common dwarf spider: evidence for different mechanisms behind short- and long-distance dispersal. Ecological Entomology 34, 271-276.
-Gopalakrishnako P, Corzo G., Maria Elena de Lima M. E., García E. D. 2016. Spider venoms. Toxinology. DOI 10.1007/978-94-007-6389-0.
-Grupo Arácnidos Peligrosos. Página Facebook: https://www.facebook.com/gapfcen
-Sheldon K. S., Zhao L., Chuang A., Panayotova N. I., Miller L., and Lydia Bourouiba. 2017. Revisiting the Physics of Spider Ballooning. Women in Mathematical Biology, Association for Women in Mathematics Series 8, DOI 10.1007/978-3-319-60304-9_9.
-Magalhaes I. L. F., Brescovit A. D. and Santos A. J. 2017. Phylogeny of Sicariidae spiders (Araneae: Haplogynae), with a monograph on Neotropical Sicarius. The Linnean Society of London, Zoological Journal of the Linnean Society. 179, 767–864.

1 comentario
  1. francisco binagui dice

    me llamo la atension fue como casa la araña como se oculta para casar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies