El ‘baile’ de la gaviota

Algunas gaviotas danzan, bailan o zapatean. En realidad imitan a la lluvia para que las lombrices salgan a la superficie y así deleitarse con un delicioso bocado.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hace unos meses vi el siguiente vídeo por Twitter y me quedé asombradísima. Tómate dos minutos para verlo y luego nos podemos a ello.

Spoiler: No, no están zapateando por que sí. Aparentemente, están obteniendo alimento. Es decir, zapatean alternando los pies con movimientos hacia arriba y hacia abajo, dando golpecitos al suelo de forma similar a lo que ocurre con las gotas del agua de lluvia al caer. El movimiento de sus pies sobre el suelo provoca vibraciones similares a las creadas por la lluvia. Las vibraciones hacen que las lombrices suban a la superficie creyendo que está lloviendo y ¡zas!, allí están las gaviotas esperándolas…

Las gaviotas (familia Laridae) son bien conocidas por buscar comida en una amplia gama de hábitats y por utilizar una amplia diversidad de comportamientos para la obtención de alimentos. Las lombrices de tierra son, de hecho, un elemento importante en la dieta de algunas gaviotas.

Mientras investigaba sobre este tema me topé con los artículos de Nikolaas (Niko) Tinbergen (1907-1988), un zoólogo holandés, el padre de la etología (estudio biológico de la conducta) que recibió el Premio Nobel de Medicina, en el año 1973, por “por sus descubrimientos sobre la organización y la obtención de patrones de comportamiento individual y social”.

Nikolaas (Niko) Tinbergen (1907-1988). Photo from the Nobel Foundation archive.

En uno de sus trabajos, Tinbergen comenta que el primero en observar este comportamiento de las gaviotas fue Walker, en 1949. Éste estudió a una población de gaviotas argénteas europeas (Larus argentatus)  y observó que aplicaban esta especie de ‘danza de la lluvia’ a gran escala para lograr que las lombrices de tierra se arrastren a la superficie donde luego se las comían a medida que aparecían.

Los misterios del comportamiento

¿Por qué lo hacen? ¿Para qué? ¿Es una conducta que aprenden? ¿O innata? Para responder estas preguntas tenemos que analizar primero algunas cuestiones. Veamos. 

La Etología se define como el estudio del comportamiento de las especies animales (todas, incluido el Homo sapiens), en su medio natural. Etimológicamente viene de la palabra griega “ethos” (también raíz de la palabra “ética”) que significa comportamiento.

Según Tinbergen, los objetivos de la etología son describir el comportamiento de los animales descomponiéndolos en elementos relativamente sencillos de conducta y, en segundo lugar, explicar cada uno de dichos elementos.

Estudiar la conducta animal, según Tinbergen, supone responder cuatro preguntas.

Estas son:

  1. Causa

    ¿Qué es lo que la desencadena y finaliza la conducta en cuestión?

  2. Ontogenia

    ¿De qué forma cambia dicha conducta a lo largo de la vida del individuo?

  3. Valor

    ¿Cuál es su valor para la supervivencia? ¿En qué medida dicha conducta aumenta la eficacia biológica relativa del individuo que la manifiesta?

  4. Evolución

    ¿Cómo surgió esa conducta en la especie? ¿De qué forma ha evolucionado dicha conducta?

Ahora podemos ensayar las respuestas a estas preguntas para el caso de las gaviotas ‘bailaoras’.

La causa de este comportamiento podría atribuirse a los periodos de lluvia en los que las gaviotas aprovechan que las lombrices salen a la superficie y están disponibles como alimento. A falta de lluvia, las gaviotas la imitan. La danza es un truco aprendido para hacer que los gusanos salgan a la superficie.

Aparentemente es un comportamiento enseñado y se desarrolla con la edad. Se puede ver a las gaviotas mayores enseñando a los jóvenes este movimiento. La danza es, por tanto, una conducta aprendida o posiblemente heredada.

Es claramente una adaptación ventajosa que ayuda a la supervivencia al proporcionar a las gaviotas un sabroso bocado. Los miembros de la bandada pueden trabajar juntos para obtener más gusanos, en el caso del vídeo vemos solo dos gaviotas ‘zapateando’.

Por último, la evolución de este comportamiento utilizando la tierra para obtener una fuente de alimento podría situarse en los orígenes de las gaviotas. Podemos suponer que las gaviotas surgieron en tierras cercanas al ambiente marino que habitan actualmente. El entorno del territorio sería húmedo y pantanoso, lo que permitiría un uso exitoso de la imitación de la lluvia.

Hemos aventurado las respuestas, en cualquier caso, sea cual sea nuestro análisis, éste es otro caso maravilloso de curiosidades biológicas 🙂

Bibliografía consultada:

Créditos fotos:

Pixabay

“Gaviota” by Papa Pic is marked with CC0 1.0

Cita este artículo de la siguiente forma:

Acerca Ciencia (16 septiembre, 2021) El ‘baile’ de la gaviota. Retrieved from https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/.
"El ‘baile’ de la gaviota." Acerca Ciencia - 16 septiembre, 2021, https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/
Acerca Ciencia 9 agosto, 2021 El ‘baile’ de la gaviota., viewed 16 septiembre, 2021,<https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/>
Acerca Ciencia - El ‘baile’ de la gaviota. [Internet]. [Accessed 16 septiembre, 2021]. Available from: https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/
"El ‘baile’ de la gaviota." Acerca Ciencia - Accessed 16 septiembre, 2021. https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/
"El ‘baile’ de la gaviota." Acerca Ciencia [Online]. Available: https://www.acercaciencia.com/2021/08/09/baile-gaviota/. [Accessed: 16 septiembre, 2021]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies