Observadora del mar argentino

La responsabilidad de un observador a bordo de buques comerciales es recabar información in situ a cerca de las faenas de pesca, con especial interés sobre la biología de poblaciones marinas capturadas.

Valeria Mango pertenece al grupo de más de cincuenta observadores a bordo de buques comerciales del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) Argentino. Su tarea es hacer un seguimiento in situ sobre la actividad pesquera, recabando información fundamental para una explotación responsable del recurso. Entre ‘mates virtuales’ y Skype, nos dedicó esta entrevista.

Preservar los recursos naturales

El INIDEP asesora a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación Argentina, al Consejo Federal Pesquero y a la Cancillería Argentina en el uso racional de los recursos marinos. ¿Para qué? Para preservar el ecosistema marino para las generaciones futuras. El conocimiento profundo de la biología de las especies capturadas es un pre-rrequisito para luego poder adoptar medidas de protección y gestión del recurso.

Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero Argentino (INIDEP) / créditos inidep.edu.ar
Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero Argentino (INIDEP) / Créditos: inidep.edu.ar

Conjuntamente con lo anterior y en el marco del Código de Conducta para una Pesca Responsable de la FAO, los Estados deberían sostener sistemas integrados de monitoreo eficientes y en este sentido, la labor de los observadores a bordo de buques comerciales es fundamental.

Es así que en el año 1994, surge el proyecto de Observadores a bordo de buques comerciales del INIDEP y desde entonces ha crecido significativamente aunque con altibajos debido a temas de financiamiento.

La responsabilidad de un observador a bordo de buques comerciales es recabar información in situ a cerca de las faenas de pesca, con especial interés sobre la biología de poblaciones marinas capturadas. Estos datos se usarán para establecer pautas de distribución del stock, examinar los efectos de distintos tipos de arte de pesca sobre los stocks explotados de peces, anotar la captura asociada (by-catch) y tasas de descarte, recolectar información sobre las pautas de pesca de la flota y obtener datos detallados de producción.

Según el ‘Manual de operaciones de un programa de observación’  de la FAO, la serie de datos obtenidos por el observador es considerada un importante complemento a los datos proporcionados por campañas de investigación y a los datos de muestreo en puertos, ya que proporciona una fuente de información por área, época y especies.

Los observadores son profesionales especializados, capaces de obtener información confiable. Sin embargo, no hay que confundirlos con un inspector. Un observador a bordo realiza un muestreo biológico de las capturas, pero no tiene las funciones de control ya que esto es competencia de los inspectores de pesca.

Su vida no tenía que ver con el mar

Valeria Mango 300x200
Valeria Mango, observadora a bordo de buques comerciales del INIDEP / Créditos: Pablo Lèrtora.

Valeria es de Buenos Aires, pero se fue a vivir a Mar del Plata (Provincia de Buenos Aires) desde pequeña. Su vida estaba alejada del mar, hasta que hace 7 años hizo el curso de observador a bordo de buques comerciales, impartido por el INIDEP.

Esta preparación tiene una parte teórica y otra práctica que se desarrolla en el laboratorio, sin embargo, “realmente completás tu formación cuando te embarcás”, asegura Valeria.

“Básicamente lo que hacemos es obtener datos de la captura objetivo, de la pesca acompañante y del descarte”. Supongamos que el buque comercial se dedica a la pesca de la merluza negra, pues el observador a bordo mide los datos de interés biológico como la talla, sexo, desarrollo gonadal y hacen una toma de muestra de los otolitos (estructuras sólidas de carbonato de calcio que están en el oído interno de los peces, y a partir de los cuales se determina la edad).

Valeria Mango trabajando.
Valeria Mango trabajando / Gentileza de: Valeria Mango.

Todos los datos recabados son fuente de información para los científicos pertenecientes a los distintos programas de investigaciones multidisciplinarias sobre los recursos marinos argentinos.

Los observadores trabajan con diferentes protocolos ( tareas y formas de realizarlas) que dependen del tipo de buque comercial y especie del que se trate. No obstante, todos los protocolos están orientados a recopilar información detallada sobre los recursos pesqueros de interés para el INIDEP.

Vida a bordo al estilo ‘MacGyver’

Cada campaña es como empezar de nuevo ya que el observador no pertenece a la tripulación fija del buque. Además, la facilidad o complicación del trabajo a bordo depende mucho de lo que se pesca, del tipo de buque y fundamentalmente de la colaboración prestada por la tripulación.

Valeria tomando la talla del pez.
Valeria tomando la talla del pez. / Gentileza de Valeria Mango.

Hay embarcaciones comerciales que ‘están cubiertos‘ por observadores, es decir, que siempre cuentan con el observador y por tanto, las necesidades de material están cubiertas, como por ejemplo una mesa, una balanza, etc. Hay otros buques donde “es duro trabajar”, confiesa Valeria. En esos casos, el trabajo del observador es “resolver sobre la marcha”, dice. Dió la impresión de que hubo casos en que Valeria adoptó el papel protagonista de la serie ‘MacGyver’ para realizar sus tareas.

Fotografía de trampas de un buque centollero. / Créditos: Pablo Lèrtora.
Fotografía de trampas de un buque centollero. / Créditos: Pablo Lèrtora.

También le preguntamos cómo lleva el tema del ‘mal de mar’, ya que debe ser terrible sufrir naupatía durante meses. “Más o menos”, contestó. Al principio lo lleva peor pero, con el paso de los días, mejora. De todos modos, aclara que hay personas que puede no afectarles en absoluto, mientras que hay otras que no pueden dejar de medicarse al pisar el buque.

.

Que la gente sepa lo que se hace

Al finalizar la entrevista quisimos saber qué opina sobre comunicar los conocimientos o los avances científico-tecnológicos. “Está buenísimo. Estoy muy a favor de que se sepa, la gente no sabe todo lo que hay, todo lo que se hace, hay mucha gente solitaria que trabaja mucho, así que está bueno que se sepa”, asegura.

Al agradecerle el tiempo dedicado a la entrevista contestó: “gracias a vos por interesarte en el trabajo silencioso de los observadores a bordo”. A decir verdad, su trabajo es duro, pero trasmite un verdadero gusto por su profesión. ¿A cuántos de nosotros nos gustaría estar a mar abierto durante algunos meses? A mí, seguro 🙂.

3 Comentarios
  1. graciela dice

    Qué bueno que pueda difundirse el trabajo que realizan los observadores. Todo trabajo embarcado seguramente es duro y sacrificado, además de ignorado. Pero supongo que para una mujer, estar en alta mar rodeada de marineros, debe ser mucho más difícil. Mi admiración y respeto a todos los que realizan ese trabajo, en especial a las mujeres. Gracias por ilustrarnos sobre este tema.

    1. AcercaCiencia dice

      Gracias Graciela por comentar. Es una satisfacción para nosotros darle difusión al trabajo de mujeres cono Valeria. Un saludo!

  2. Xisco dice

    Es bueno que lo divulgueís.Hay mucha ignorancia al respecto,aunque puede que sólo lo leamos los que ya estamos concientizados…….!!!! Ni modo!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies