Los animales que cambian de sexo

En el maravilloso y diverso mundo animal el universo de posibilidades que podamos imaginar siempre resulta pequeño a la hora de compararlo con la realidad. Por ello, hablar de cambio de sexo a lo largo de la vida de un animal no es algo fuera de lo común.

Símbolos de hembra (izquierda) y macho (derecha).

Los animales, en general, nacen con el sexo ya definido: macho o hembra. Sin embargo, existen varias especies que pueden cambiar de sexo, especialmente dentro del grupo de los peces, algunos moluscos, crustáceos, equinodermos y gusanos. Los individuos de estas especies se clasifican como un tipo especial de hermafroditas que, a lo largo de su vida, pueden cambiar de sexo dependiendo de cómo cambien los factores ambientales en donde se desarrollan.

Para entender un poco más sobre el tema, sería importante definir biológicamente qué es el sexo. En los animales pluricelulares, el sexo es el conjunto de caracteres estructurales y funcionales que distinguen al macho de la hembra. Ambos producen células sexuales (gametos); las de los machos son pequeñas y se denominan espermatozoides y las de las hembras son algo mayores y se denominan óvulos.

Además de las diferencias en los órganos reproductores, los individuos de los dos sexos pueden diferir en su forma externa o interna, en su morfología, fisiología y comportamiento.

Acorde a esta definición, podemos clasificar a los organismos en tres grandes grupos de acuerdo a los órganos sexuales que presentan y el tipo de gametos que éstos producen:

  • *Macho: organismo que tiene órganos reproductivos que producen espermatozoides.
  • *Hembra: organismo que tiene órganos reproductivos que producen óvulos.
  • *Hermafrodita: organismo que posee ambos órganos reproductivos para producir respectivamente cada uno de los gametos.

Las especies animales que pueden cambiar de sexo a lo largo de su vida se clasifican dentro del grupo de los hermafroditas secuenciales. En estos animales, algunos de sus organismos nacen primero como machos y luego se convierten en hembras o viceversa. La mayoría de los hermafroditas secuenciales solo cambian de sexo una vez, aunque existen algunas especies que cambian de sexo múltiples veces.

Si el organismo nace primero como macho y después se transforma en hembra, se le cataloga como organismo protándrico. Si es al revés, se lo llama organismo protógino. En cualquiera de los dos casos el organismo cuenta con ambos sexos desde que nace.

El que un animal hermafrodita secuencial sea macho o hembra en alguna etapa de su vida, depende, en general, de los factores ambientales en los que se desarrolla, y también de ciertos esquemas de comportamiento y organización social.

Veamos algunos ejemplos:

Entre los peces suele ser común el cambio de sexo, y muchos ejemplos suelen encontrarse entre las especies que habitan los arrecifes. Algunas especies, por ejemplo, pueden cambiar de sexo de acuerdo a la estructura social de su población (número de machos en comparación al de hembras) en un momento dado.

Pez payaso (Amphiprion ocellaris).

El pez payaso Amphiprion ocellaris, conocido por inspirar a Nemo, el protagonista del film “Buscando a Nemo”, es una especie que cambia de sexo; es del tipo protándrica. Las colonias de estos organismos están formadas por machos de diverso tamaño y un animal más grande que es precisamente la hembra. Cuando la hembra muere, el macho de mayor tamaño toma su papel cambiando el sexo y uno de los machos inferiores toma el papel de macho reproductor.

 

Tordo limpiador (Labroides dimidiatus) (Sup). Fuente: David Harasti. Viejita Azul (Thalassoma bifasciatum) (Inf). Fuente: Tibor Marcinek.

Por otra parte, la mayoría de las especies protóginas las encontramos entre algunos peces que viven formando harenes, como el caso de varias especies de peces loro, el tordo limpiador (Labroides dimidiatus) o la viejita Azul (Thalassoma bifasciatum). El cambio de sexo en el tordo limpiador, por ejemplo, depende de ciertas pautas de conducta. Normalmente, un macho agresivo mantiene a un harén de hembras, y si el macho muere, la hembra dominante asumirá el papel de macho agresivo en cuestión de horas, aunque el cambio de sexo total tarda unos días.

Crepidula fornicata. Fuente: Sergej Olenin.

Dentro de los moluscos, están las lapas zapatilla, un caracol marino de la especie Crepidula fornicata. Los individuos nacen como machos y luego pueden transformarse en hembras, dependiendo de su tamaño. Estos moluscos viven fijos a un sustrato de forma apilada, en una estructura en la que los ejemplares de abajo, los mayores, son hembras, y los de arriba, más pequeños, machos. Cuando la hembra muere, el macho más grande cambia su sexo y se convierte en la hembra del grupo.

Recientemente, un grupo de científicos ha descubierto que los miembros de una especie de bivalvos antárticos son capaces de cambiar de sexo. Se trata de Lissarca miliaris, una especie de moluscos bivalvos que habita la Antártida. Los investigadores sugieren que los moluscos pueden cambiar entre los sexos para reproducirse de manera eficiente en el océano extremadamente frío.

Los resultados fueron publicados en la revista Biología Polar este mes.  El equipo sugirió que los bivalvos se reproducen como machos, mientras que todavía se encuentran en las primeras  etapas de desarrollo, pero cambian a órganos femeninos, una vez que son suficientemente grandes para críar un número significativo de huevos.

Dentro de los gusanos planos están Hymanella retenuova y Paravortex cardii, ambas especies protándricas.

Asteriana gibbosa

Dentro de los equinodermos, podemos citar a las estrellas de mar Asterina pancerri y Asteriana gibbosa, especies del tipo protóginas.

Este listado de especies, es solo una pequeña muestra de todas las posibles que son capaces de experimentar este raro fenómeno de cambio de sexo.

También existen algunos casos en los que se propone  que el cambio de sexo se da frente a una infección por bacterias, como por ejemplo el cambio de sexo que ocurre en los crustáceos isópodos conocidos vulgarmente como cochinillas  de la humedad. Por otra parte, científicos estadounidenses de la University of Postsmouth han descubierto un parásito que podría ser el responsable de producir la disfunción sexual en camarones.

Los tipos de mecanismos bioquímicos que impulsan la secuencia de cambios siguen siendo un misterio, pero suelen asociarse, al menos una parte de ellos, a las feromonas. Las feromonas son sustancias químicas secretadas externamente por los seres vivos con el fin de provocar comportamientos específicos en otros individuos de la misma especie.

Algunos investigadores consideran que todos estos procesos son producto de la evolución normal de ciertas especies, que bajo condiciones extremas buscan soluciones para asegurar nuevas generaciones.

Mientras que el fenómeno del cambio de sexo evidencia una clara ventaja adaptativa para las especies que lo experimentan, una de las grandes preguntas que se hacen los científicos es por qué este fenómeno es tan raro y ocurre solo en algunos grupos taxonómicos.

Investigadores como la doctora Suzanne H. Alonzo, de la Universidad de Yale (EE.UU), sugieren que la explicación de la rareza del fenómeno no se debe solo a los “costos” biológicos del cambio de sexo. Ya que muchas veces estos “costos” rara vez superan las ventajas.

Bibliografía consultada:

• Biology today and tomorrow with physiology, 3th ed. C. Starr, C. A. Evers & L. Starr.

• Zoología General, 6ma ed. (1986). T. Storer, R. Usinger, R. Stebbins & J. M. Nybakken.

• Invertebrates – 2nd ed (2003) Richard Brusca & Gary Brusca.

• Cambio de sexo en algunas especies animales. Alejandra Alvarado Zink. Dirección General de Divulgación de la Ciencia
UNAM.

• Sex change in Crepidula fornicata: Influence of environmental factors on reproductive success and the timing of sex change. Dina A Proestou, University of Rhode Island.

Si te ha gustado el artículo, te pedimos que nos ayudes a difundirlo. Compartir el conocimiento, hace al cambio. Puedes hacerlo mediante la botonera que está debajo. Gracias!

6 Comentarios

  • Responder
    18 diciembre, 2013

    Me gusta esta informacion cientifica gracias compas soy de ecuador

  • Responder
    Alejandra
    5 diciembre, 2014

    Hola
    Que bueno que ayudan a difundir la información. Pero podrían dar el crédito esta info fue publicada en revista digital unam y soy la autora.
    Saludos

    • Responder
      5 diciembre, 2014

      Hola Alejandra,
      Gracias por tu comentario. Te pedimos disculpas por no figurar en nuestras fuentes. Si habíamos consultado tu trabajo para realizar este artículo. Ya hemos incluido la cita junto a las demás referencias bibliográficas. Si te fijas en todos nuestros posts tratamos siempre de dar cita a todos los autores consultados de forma de dar valor al contenido publicado. Lamentamos la omisión en este caso. Un Saludo.

  • Responder
    19 mayo, 2015

    Le doy un like

  • Responder
    madeine
    29 junio, 2017

    me encanta gracias le doy un like

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR