¿Gérmenes con características humanas?

Gérmenes, microbios, bacterias, virus, son palabras que podríamos considerar poco “raras” más allá de que forman parte de nuestra vida cotidiana. Pero… ¿Qué sabemos realmente de ellos?

Gérmenes, microbios, bacterias, virus, son palabras que podríamos considerar quizás un poco “raras”, sin embargo, forman parte de nuestra vida cotidiana. ¿Quién de nosotros no se ha encontrado con alguna de ellas en una charla con un médico, amigo, familiar, o incluso, en televisión o Internet?

Invisibles a nuestra vista

Lo que solemos llamar coloquialmente como “gérmenes” implica un conjunto de organismos y partículas invisibles a nuestra vista. Como no los vemos, no sabemos cómo lucen, y puede que los veamos representados de múltiples formas, sobre todo en publicidades de productos de limpieza o en campañas donde se hace referencia a la higiene personal .

Ojos, piernas, brazos e incluso diversas personificaciones suelen asociarse a estos “gérmenes”, caricaturizados en una gran cantidad de oportunidades. En la mayoría de los casos, o bien tienen aspecto divertido o “simpático”, o poseen un aspecto desagradable o asqueroso. Los mensajes que se intentan dar quizás son múltiples, pero puede que estén orientados a generar una sensación de alerta, de atención o de precaución. Más allá de esto, en general, en el inconsciente colectivo la idea acerca de ellos es común: “son todos malos, nos enferman”.

Germenes captura de YouTubePero… ¿Qué sabemos realmente de ellos? ¿Tiene sentido imaginarlos o esquematizarlos con brazos, piernas y ojos?

Es importante aclarar que hablar de gérmenes, microbios, bacterias y virus, muchas veces suele considerarse “lo mismo”, es decir, estos nombres son utilizados erróneamente como sinónimos. Sin embargo, se refieren a cosas muy diferentes, y veremos por qué.

Los gérmenes son microorganismos que tienen el potencial o son capaces de causar una enfermedad, y generalmente, el término hace referencia a bacterias que pueden causar enfermedades. Sin embargo, el término también puede incluir organismos protistas, hongos unicelulares y virus capaces de causar enfermedades. Tanto las bacterias, como los hongos unicelulares y los protistas, son microorganismos, es decir, organismos que NO son visibles a simple vista. Se requiere un microscopio para poder observarlos, de allí su nombre. Los virus también son microscópicos y mucho más pequeños que los mencionados anteriormente, sin embargo, no son considerados seres vivos, y es por eso que fueron excluidos dentro de la consideración de “microorganismos”.

Los gérmenes emplean mecanismos directos e indirectos para invadir el cuerpo humano y producir una infección seguida de enfermedad. Un germen, por lo general, debe alcanzar los tejidos del hospedador y multiplicarse antes de ocasionar perjuicio.

A diferencia de germen, la palabra microbio es más abarcadora. Un microbio es cualquier forma de vida microscópica, independientemente que cause o no enfermedad.

Conozcámoslos un poco más en detalle

Figura Bacterias vs Arroz tamaño

Las bacterias son microorganismos muy pequeños. Son tan pequeños que si consideramos que un grano de arroz mide aproximadamente 6 milímetros de longitud, podemos decir que, en general, las bacterias son entre 1200 a 6000 veces más pequeñas que uno de éstos.

Son unicelulares, es decir, que están constituidas por una única célula donde se llevan adelante todas las funciones del organismo. Habitan todos los ambientes que puedas imaginar, incluso podemos encontrarlas dentro de otros seres vivos. Y lo que es más sorprendente aún: la mayor parte de ellas son inofensivas e incluso beneficiosas para otros seres vivos. Solo un pequeño número de bacterias son patógenas, es decir, pueden causar enfermedades, y son las responsables de la “mala fama” de todo el grupo. Dentro de las enfermedades que son causadas por bacterias patógenas podemos mencionar: tétanos, difteria y tuberculosis, entre otras.

Los hongos unicelulares (levaduras) y los protistas, aunque son microscópicos tienen mayor tamaño que las bacterias, y a diferencia de éstas, pueden tener estructuras internas y externas muy variadas y complejas.

Tamaños relativos de los distintos grupos de microorganismos y virus. Importante: se trata de diagramas y generalizaciones. Las flechas rojas indican los cilios o flagelos. El glóbulo rojo fue incluido a modo de ejemplo de una célula animal.
Tamaños relativos de los distintos grupos de microorganismos y virus. Importante: se trata de diagramas y generalizaciones. Las flechas rojas indican los cilios o flagelos. El glóbulo rojo fue incluido a modo de ejemplo de una célula animal.

Los hongos pueden ser de dos tipos, levaduriformes unicelulares (levaduras) o filamentosos. Muchos de ellos son beneficiosos para los ecosistemas e incluso para el ser humano. Sin embargo, existen muchas especies parásitas de éste, responsables de enfermedades como la candidiasis, el pie de atleta, la tiña de las uñas,  entre otras.

Los protistas, por su parte, son microorganismos muy diversos en sus formas y tamaños. Pueden ser inmóviles o móviles, utilizando para desplazarse cilios, flagelos o pseudópodos. Dentro de las enfermedades causadas por protistas parásitos podemos mencionar; la malaria, la enfermedad del sueño, la toxoplasmosis y la Enfermedad de Chagas, entre otras.

Los virus, por último, son los más pequeños de todos. Son 100 veces más pequeños que las bacterias. No están compuestos por células, por ende, no son considerados seres vivos. Son sólo material genético (una o más moléculas de ácido nucleico) acompañado por proteínas. Cumplen con algunas de las funciones de los seres vivos, pero requieren de otros seres vivos para sobrevivir y reproducirse. Son agentes responsables de muchas enfermedades entre las que podemos mencionar el resfriado, la gripe, la varicela, herpes simple, el sarampión y el sida entre otros.

¿Cómo lucen realmente los gérmenes?

Más allá de sus esquematizaciones y generalizaciones, los distintos tipos de gérmenes tienen características particulares. Algunas de ellas pueden observarse al microscopio óptico, sin embargo, para el caso de las bacterias, las mismas solo pueden ser observadas con instrumental altamente sofisticado, como por ejemplo: los microscopios electrónicos. Lo mismo para el caso de los virus.

En su exterior, por fuera de la membrana de las células, los microorganismos pueden presentar estructuras asociadas a su movimiento como por ejemplo, los flagelos en las bacterias, o los cilios y flagelos en los protistas. Los hongos levaduriformes son inmóviles y no tienen estas estructuras. Y es aquí donde haremos el primer llamado de atención: los cilios y flagelos suelen ser “erróneamente” comparados con extremidades como brazos y piernas.

Morfologias bacterianas mas comunes
Esquemas de las formas bacterianas más comunes con y sin flagelos.

Por fuera de la membrana de los microorganismos, también pueden estar presentes otras estructuras no asociadas a su movimiento, como pueden ser la pared celular, la cápside,  las fimbrias o los pelos (Pili).

Respecto a su forma, existen bacterias con forma de esfera, llamadas cocos, con forma de bastón (bacilos) y en espiral (espiroquetas), entre otras.

Dentro de los protistas podemos encontrar una gran diversidad en las formas y tamaños. Los que son patógenos para el ser humano pueden ser móviles o inmóviles, y a su vez pueden o no ser parásitos.

Micrografía (fotografía microscópica) de Corynebacterium glutamicum. Fuente: AJC1 Flickr.
Micrografía electrónica de barrido -SEM- (obtenida con microscopio electrónico) de la bacteria Corynebacterium glutamicum. Fuente: AJC1
 Trypanosoma brucei (Flecha), protista parásito que causa la enfermedad del sueño. En la imagen se observar rodeado de glóbulos rojos. Aumento total 1000X.
Trypanosoma brucei (Flecha), protista parásito que causa la enfermedad del sueño. En la imagen se observar rodeado de glóbulos rojos. Aumento total 1000X.

Las levaduras (hongos), por su parte, tienen forma ovoide y son inmóviles.  Y los virus, son de diversas formas y tamaños, y en todos los casos, su forma está determinada por la estructura y disposición de las proteínas que lo componen. 

Esquemas de diferentes partículas virales
Esquemas de diferentes partículas virales
Como pudiste ver, los gérmenes presentan distintas formas y características, pero en ninguno de los casos poseen ojos, piernas o brazos. Si bien sus estructuras pueden dar lugar a ciertas analogías, la tendencia antropomórfica suele no solo confundir, sino limitar nuestros conocimientos acerca de la enorme diversidad natural.

Bibliografía consultada:

– Biologia de los Microorganismos Brock 10ed. Pearson, Préntice Hall, 2003.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias y de terceros (tipo analytics) que permiten elaborar información estadística y conocer tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración, desactivarlas u obtener más información siguiendo este enlace: Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies